Relatos

No quiero contarme

Se supone que un diario es sobre tu vida. Pero yo no quiero contarte mi vida. Ni quiero escribirme mi vida. En vez, escribiré lo que veo, huelo, lo que observo de otras personas, y que sin embargo, lo que veo y o que escucho no deja de formar parte de esta vida que no pienso ni quiero contarte ni hablarme.

M. es una buena persona. Tal vez lo es demasiado. Siempre está feliz, siempre sonriendo, siempre andando por aquí y por allá cantando y silbando por la mañana. Siempre feliz, siempre amando estar viva.

Si fuera un personaje de alguna historia me preguntaría si dentro de toda esa amabilidad no hay un secreto o un pasado oculto y muy oscuro.

Subo las escaleras y la puerta de su cuarto está abierta. Es de mañana, y ella está de pie en la ventana, con sus manos desabotonándoe su blusa rosa. Los rayos del sol se refractan e iluminan su cabello.
Ella mira algo. Un momento de calma. ¿Pero qué es lo que ve? No sé qué es lo que veía o quería ver. Y como yo no debí ver aquello, pasé de largo por el pasillo sin hacer ruido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s