Relatos

Hacia el sur

Después de todo lo que habían pasado ambos, después de toda la mierda que habían vivido. Él estuvo buscándolo, tal vez no por cielo, o mar, pero al menos podía hacerlo por tierra dudosamente firme. Buscó, y viajó hacia el sur, simplemente hacia el sur. Un viaje de carretera hacia el sur eternamente. Todo para encontrarlo a él.

Hacia el sur, donde encontró una playa, en México. Y entonces lo encontró.
Pero él no quería verlo, porque para ese otro él, el primer él ya estaba muerto. Tuvo que enterrar toda esa basura del pasado, bien en el fondo, para poder continuar. Así que lo dejó ahí, tirado en la playa.

El rechazo, le rompió algo más que el corazón. Y un animal herido siempre tiende a atacar, o dejarse morir, según sea el caso.

Aún así, supongo que el segundo él no tuvo las pelotas para dejarlo morir y le salva. Entonces, aquel que lo estuvo buscando, siempre viajando hacia el sur, simplemente le suplica que no se vaya. Que no le deje, por favor. Él dice “no me dejes”.

Y lo convence, pero con la incertidumbre de si ese hombre al que siguió toda su vida, seguiría la mañana siguiente dentro de ese cuarto de motel barato.

Anuncios

Un comentario sobre “Hacia el sur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s