Mala poesía

Y caen

Dos cascadas de agua salada
comienzan a brotar
de tus obsidianas aguas.

El líquido sigue fluyendo,
cayendo al vacío.

Sigue cayendo,
por tu rostro torcido,
por tu alma sombría,
por tu mente suicida.

Nunca se detienen.
Golpeas tus puños a la pared.
Sangre.
Autodestrucción.

Quieres tirar los libreros
donde tus sueños
están acumulados.
Quieres golpear tu cabeza
contra el muro.

Gritar hasta que no puedas.
Gritar hasta que no sientas.

Pero no puedes.

No quieres molestar a nadie.
Con tu locura,
tu silencio ruidoso,
tus miedos,
tus pasos,
tus suspiros,
tu existencia.

Así que sólo estás ahí,
esperando el día
en que no despiertes.

Lo esperas
mientras las lágrimas
resbalan,
y caen.

____________________
Más mala poesía en conmemoración por las 2,400 visitas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s